lunes, 14 de agosto de 2017

Conflicto en Siria: uno de los peores lugares para ser niño

Más de 8 millones de niños sirios necesitan ayuda humanitaria por el conflicto. Llevan más de 6 años de sufrimiento, desesperación y violencia.
2016 ha sido el peor año con diferencia. No hay un solo niño que no esté padeciendo por esta guerra que parece no terminar. Entre bombas, disparos y explosiones los niños mueren en silencio para el resto del mundo.


Más de 8 millones de niños necesitan ayuda humanitaria urgente, 5,8 millones siguen en Siria bajo el fuego de las bombas (12 veces más niños que en 2012) y 2,4 millones viven como refugiados en los países vecinos: Líbano, Jordania, Irak, Turquía y Egipto. Los más vulnerables son los más de 5 millones de personas que están en áreas de difícil acceso, incluyendo a casi 300.000 niños en zonas sitiadas.


Las niñas y niños sirios que van a cumplir 7 años no han conocido más que sufrimiento en sus vidas. No saben lo que es vivir sin la amenaza constante de las bombas y la violencia que no cesa.


En UNICEF no queremos dejar que las necesidades, las vidas y el futuro del pueblo sirio desaparezcan de la conciencia del mundo. El conflicto de Siria necesita una solución inmediata después de tantos años. La población resiste con una capacidad asombrosa, pero las vulnerabilidades siguen siendo muy altas, sobre todo para la infancia. No podemos permitir que sigan soportando tanto horror.


El conflicto en Siria afecta especialmente a los niños:
Desplazados para huir de la guerra: 2,4 millones dentro de Siria y 2,4 millones como refugiados en los países vecinos. Muchos de ellos han huido hasta 7 veces para esquivar el horror de la guerra y sobrevivir.



Graves violaciones de los derechos de los niños: En el primer trimestre de 2017 Naciones Unidas ha verificado 430 graves violaciones contra la infancia (asesinatos, mutilaciones, secuestros, violencia sexual, ataques a escuelas y hospitales, utilización de niños por los grupos y fuerzas armadas, y denegación del acceso humanitario).
Cortes de agua como táctica de guerra: En 2016 hubo 30 cortes deliberados de agua.
La lucha por sobrevivir: sólo la mitad de los hospitales siguen operativos. La cobertura de inmunización se ha reducido a la mitad: de un 80% antes de la guerra a un 41% ahora, lo que pone en riesgo la salud de millones de niños.


La pobreza obliga a las familias a tomar medidas desesperadas: El 85% de los sirios viven por debajo del umbral de la pobreza. Como consecuencia, en Siria los niños y niñas tienen que trabajar en más del 75% de los hogares, y en algunos casos su sueldo es el único recurso para las familias.



Educación interrumpida: 2,3 millones de niños sirios (1,7 millones en Siria y más de 500.000 en los países vecinos) no pueden ir a la escuela. Una de cada tres escuelas en Siria está destruida, dañada o utilizada como refugio.


Fuente: UNICEF, Mayo 2017

No hay comentarios: