miércoles, 29 de abril de 2015

Ley contra ‘comida chatarra’: se restringiría venta del 95% de productos industriales en colegios

Mayoría de productos superan límites de azúcar, sal y grasas saturadas establecidos en reciente norma. Falta publicarse otro reglamento que fije desde cuándo se aplicará la restricción.

Galletas, chocolates, caramelos, gaseosas y un largo etcétera. De los cientos de productos procesados (industriales) que se venden en los kioscos de los colegios, cerca del 95% de ellos vería restringida su venta, pues superan los límites en contenidos de azúcar, sal o grasas saturadas, según lo estableció el reglamento que fija los parámetros de contenido de los productos, en el marco de la ley contra la‘comida chatarra’ .
Así lo estimó el decano del Colegio de Nutricionistas, Óscar Miranda, tras revisar la norma publicada el último sábado por el Ministerio de Salud. “Los productos que están bajo los parámetros son un pequeño grupo, sobre todo los que son light. Para los demás se va a solicitar que no se puedan vender en los kioscos”, señaló.
Uno de artículos de la ley contra la ‘comida chatarra’, promulgada el 2013 pero aún sin su reglamento integral, establece que en los colegios solo debe venderse alimentos saludables, en base a los parámetros que luego se publicarían. Estos se oficializaron el último sábado.
Miranda recordó que la ley regulará solo los alimentos procesados industrialmente, pero no los que se encuentren en estado natural (animales, vegetales o frutas, crudas o cocinadas) o con un procesamiento mínimo (por ejemplo la harina, o el pescado o carne trozada).
Los límites
Los parámetros publicados por el Ministerio de Salud siguen las recomendaciones de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Estos parámetros ya son usados por la Unión Europea desde el 2006.
Asimismo, Miranda refiere que los parámetros también van en línea con la Guía Técnica de Kioscos saludables, publicada previamente por el ministerio.
Estos son los parámetros: en el caso del azúcar, establece que los alimentos deben tener un máximo de 2.5 gramos por 100 mililitros de bebida. O un máximo de 5 gramos por 100 gramos de alimento sólido.
Para la sal, fija en un máximo de 300 miligramos por 100 mililitros de bebida o 100 gramos de alimento sólido.
En el caso de las grasas saturadas, un máximo de 0.75 gramos por 100 mililitros de bebida. Y un máximo de 1.5 gramos por 100 gramos de alimento sólido.
Falta otro reglamento
Para que la ley contra la ‘comida chatarra’ empiece a aplicarse, deberá publicarse su reglamento integral. Allí deberán regularse otros artículos de la ley, como las restricciones en la publicidad de alimentos dirigida a niños y adolescentes, o la implementación del Observatorio de Nutrición.
Asimismo, falta reglamentarse el etiquetado de los productos que señalen que tienen alto contenido en azúcar, sal o grasas saturadas, según los parámetros publicados.
Para Óscar Miranda, una norma por sí sola no va a mejorar la nutrición y salud de los niños y adolescentes, si es que no se complementa con una campaña educativa.
“Se debe fomentar el cambio de hábitos, informado cómo debe ser una alimentación adecuada y sus consecuencias. La educación nutritiva debe integrar la currícula escolar. La campaña también debe ayudar a la industria, para que vayan modificando el contenido de sus productos”, sostuvo el especialista.
* Fuente: Diario Gestion, 21 Abril 2015, Jose Carlos Reyes

No hay comentarios: